Pola de Siero cosechó un nuevo éxito de público y de ventas en la séptima edición del mercado de primavera dedicado a los quesos asturianos, una feria en la que lo más granado de la artesanía quesera asturiana se dio cita en la plaza de abastos de la capital del concejo. 

Participaron un total de 25 queserías, provenientes de todos los rincones de Asturias, con una oferta muy variada, capaz de complacer a todos. Entre ellas estuvieron queseros de las cuatro variedades que cuentan con denominación de origen: cabrales, afuega'l pitu, gamonéu y quesu casín. 

Los artesanos queseros se mostraron satisfechos con la venta, que fue considerable dado el corto espacio de tiempo que duró la feria, sólo hasta las tres de la tarde. 

La organización ofrecía, además de la variedad de quesos que estaban a la venta en los puestos, diversas actividades relacionadas con el consumo del producto. 

En primer lugar se mostró la exposición «Joyas de la Gastronomía Asturiana», cedida por el Principado de Asturias, y hubo una cata a ciegas de quesos. 

Los asistentes a la feria tuvieron la ocasión de participar en un concurso que consistía en reconocer a qué variedad correspondía cada una de las seis que se les daba a degustar. Los quesos habían sido donados por la Asociación de Queseros Artesanos del Principado de Asturias. Aquellos que cubrieron el cuestionario para participar en la cata a ciegas entraron en un sorteo de varios quesos asturianos. 

Además, hubo actividades para niños y se entregó el premio al Mejor Queso Mercado de Primavera, que en esta ocasión le correspondió a la quesería Chivita, de Peñamellera Baja. En la elección del mejor queso colaboró la Cofradía Amigos de los Quesos del Principado de Asturias. 

Por último, hubo un sorteo de un lote de quesos cedidos por la Asociación de Queseros Artesanos del Principado de Asturias. Los actos contaron con la presencia del alcalde de Siero, Eduardo Martínez Llosa, y varios ediles del equipo de gobierno. 

La presidenta de la Asociación de Queseros Artesanos de Asturias, Isaura Souza, se mostró satisfecha con la participación. «En este mercado, aunque unos años hay más gente que otros, suele haber buena venta», aseguró. 

De forma paralela, varios restaurantes del municipio celebraron las jornadas gastronómicas de los quesos asturianos, que sirvieron como complemento a la fiesta. Todo ello, unido a la celebración del día de Ramos, hizo que Pola de Siero tuviera ayer una de las sesiones vermú más concurridas del año. El mercado se ha consolidado como cita comercial y gastronómica