Reapertura de la cueva Oscura, en Avín (Onís). Tras las obras que se han ejecutado en los últimos meses, la caverna ha quedado acondicionada como lugar para la maduración del queso de Gamonéu. La Consejería ha destinado 290.000 euros a la realización de estas obras, que han tenido un plazo de ejecución de seis meses. En la cueva podrán madurar quesos los 21 productores del consejo regulador. La cueva tiene capacidad para más de 2.000 piezas. La cueva será gestionada por los productores.

El Instituto de Productos Lácteos de Asturias (IPLA) desarrolló en 2006 estudios físico-químicos, microbiológicos con unos resultados que aseguraban que esta cueva posee las condiciones idóneas para la maduración del Gamonéu. Tras realizarse el preceptivo estudio preliminar de impacto ambiental se ejecutaron las obras de acceso a la cueva y el acondicionamiento de la explanada de la entrada con el objetivo de posibilitar el acceso de vehículos y las maniobras en la boca de la gruta. Hasta ahora los queseros se veían obligados a acceder a la gruta a pie.

En el interior de la cueva se ha actuado sobre 626 metros cuadrados de suelo, respetando al máximo los valores geológicos y asegurando que el manejo de los quesos se realizará con las suficientes garantías sanitarias y de comodidad. Se ha dotado al recinto de agua corriente, que se capta en un manantial de la zona; de energía eléctrica, que suministra un generador, y de estanterías para la colocación de los quesos. A la entrada se ha habilitado una cabaña para tareas de gestión y administración.