En esta ocasión te traemos un ártículo que te llevará a un viaje a través de la historía del queso Manchego y de como desde tiempos de transumancia se elaboraban de la forma más tradicional este delicioso queso en los caseríos manchegos. Muchos caseríos manchegos producían su propio queso, aprovechando para ello la leche que podían conseguir a primera hora de la mañana ordeñando las hinchadas ubres de ovejas y cabras. Este queso era manual, denso y tosco, sin florituras de ningún tipo… Pero por la misma razón poseía también ese sabor único e insustituible que a todos nos rememora el aliento de lo auténtico. Si quieres ver el artículo completo pulsa aquí.

Calidoscopio