El Basque Culinary Center acogió ayer la fiesta de cumpleaños de un producto milenario que nació en el B.O.E. el 1 de octubre de 1987. El evento congregó a pastores, técnicos y políticos.

Ayer se cumplieron exactamente 25 años de la Denominación de Origen Protegida Queso Idiazabal, porque fue el 1 de octubre de 1987 cuando se publicó en el Boletín Oficial del Estado el decreto de creación, con su reglamento. De ello hace ya 25 años y por ello, ayer tuvo lugar una particular fiesta de cumpleaños en el Basque Culinary Center. En el acto, acaparó todas las miradas Maider Unda, la pastora de Aramaio que en los últimos Juegos Olímpicos consiguió una medalla de bronce. De hecho, mientras se sucedían los discursos, en una cocina instalada en el estrado se encargó de templar la leche, añadirle el cuajo y finalmente prensar un queso.

El momento más emotivo fue la proyección de un vídeo sobre el queso y los pastores, y el discurso final de la gerente de la D.O.P., Miriam Molina, quien se refirió a las dificultades por las que atraviesan hoy en día especialmente los productores de leche que no elaboran queso, expresando este deseo: «Queremos que ningun productor tenga que abandonar su rebaño». También se refirió a que en la primera quincena de este mes habrá pintxos con queso Idiazabal en bares de todas las provincias vascas.

Conexión con el mundo de la cocina

Los rectores de la Denominación de Origen Protegida Queso Idiazabal quisieron conectar estos 25 años del queso con el mundo de la cocina, y por ello eligieron como escenario el Basque Culinary Center. Estaba pensado que el presidente de la Denominación, José Mari Uztarroz, entregara un 'kaiku' de madera a un grupo nutrido de cocineros, pero finalmente solo fueron cuatro los que subieron al estrado: Elena Arzak, Igor Zalakain (también del Restaurante Arzak), Alberto Elorza (Zelaizabal, Oñati) e Iñigo Ordorika (Jaiobarri, Gernika). Otros no pudieron llegar por un atasco en la zona de Gorriti.