Son meses de trabajo y de cuidado de las ovejas latxas los que están detrás de la riqueza del queso Idiazabal. Una labor silenciosa de pastores y productores cuyo resultado hace las delicias de miles de paladares. La celebración de la XV edición del día del queso, el domingo en Idiazabal, será la ocasión de «agradecer los esfuerzos de los pastores y productores que han hecho que el queso Idiazabal haya recibido premios internacionales», subrayó el director de Desarrollo Rural de la Diputación, Koldo Lizarralde.
El objetivo de esta primera feria del año del Idiazabal, que contará con más de 500 kilos de queso, es dar a conocer «la forma de vida entorno al queso que ha dado la vuelta al mundo gracias a la labor de nuestros pastores», destacó el alcalde de Idiazabal, Iroitz Imaz. El domingo será también un día para reconocer a personajes fundamentales en la historia del Idiazabal, como el fallecido alcalde de la localidad, Antton Irizar, creador del día del queso. «El hecho de conocerle era ya un honor. Hizo un importante trabajo por el pueblo y por el Idiazabal», subrayó la gerente de la Denominación de Origen Idiazabal, Miriam Molina. El domingo se homenajeará también al fallecido pastor Domingo Goiburu, al que muchos recuerdan elaborando el queso de manera tradicional en esta fiesta. Asimismo, se rendirá homenaje a quienes crearon la Denominación de Origen Idiazabal hace 25 años.
Quienes se acerquen a la fiesta podrán ir más allá de la observación y formar parte del jurado popular que elegirá el mejor de los 22 quesos que concursarán. Quienes quieran intervenir como jurado deberán inscribirse previamente y recibirán una guía sobre pautas valoración del queso. Este año quienes quieran degustar los quesos deberán pagar dos euros, lo que les dará derecho a seis pintxos.