La Feria del Queso Artesanal de la Sierra de Cádiz celebra los días 31 de marzo y 1 de abril en Villaluenga su cuarta edición consolidada como uno de los eventos gastronómicos y turísticos destacados en el calendario provincial. El pueblo más pequeño de Cádiz, con apenas 500 habitantes censados, se prepara para recibir a más de 20.000 visitantes en un solo fin de semana atraidos por los quesos artesanales, un sector económico "estratégico" para la comarca, tal y como subrayó ayer el alcalde de Villaluenga y presidente del Grupo de Desarrollo Rural (GDR) de la Sierra de Cádiz. 

Moscoso señaló que la provincia cuenta con 15 queserías que procesan tres millones de litros de leche de cabra cada año, cuando hace cinco años apenas existían tres empresas. Además, avanzó que hay otros cinco proyectos empresariales en marcha que están recibiendo asesoramiento desde el GDR y que verán la luz a lo largo de este mismo año. La cuarta fábrica de quesos de Villaluenga abrió hace pocas semanas. "Estos datos demuestran que el sector mantiene un alto volumen de trabajo y que no conoce la crisis. Los que trabajan, cada vez venden más", apostilló el regidor. 

La feria de Villaluenga acogerá a 30 queserías procedentes de todas las provincias andaluzas salvo de Almería. En esta edición se han recibido 49 solicitudes, pero la limitación de espacio de la zona de exposición impiden dar cabida a tal número de firmas. La organización habilitará 3.000 plazas de aparcamiento en el municipio para evitar los problemas de tráfico y de estacionamiento que se han producido en las últimas ediciones de este evento. 

La feria incluirá actividades paralelas como catas de queso dirigidas por especialistas, talleres de elaboración de quesos cuyos asistentes podrán llevarse a casa el producto que ellos mismos hayan preparado, demostraciones de cocina con recetas basadas en el queso, un concurso de los mejores productos presentados y una serie de visitas guiadas tanto a los principales enclaves turísticos de Villaluenga como al campo, donde se podrán conocer las cabrerizas y las labores de ordeño y pastoreo que allí se realizan.