Las explotaciones son: Ganadería Cortiguera (Cortiguera, Suances), Hermanos Díez Fernández (Ajo, Bareyo), S.A.T. Ventisca (Queveda, Santillana del Mar), Dovanea (Labarces, Valdáliga) y Ganadería Nuestra Señora de Tes (Suesa, Ribamontán al Mar)

Estas explotaciones son de tamaño medio, tienen entre 100 y 450 cabezas de ganado y una cuota de entre 600.000 y 2.300.000 litros de leche.

Las cinco explotaciones han sido certificadas por el Laboratorio Interprofesional Lechero de Cantabria (LILC), que se ha convertido a su vez en la primera y única entidad en toda España acreditada por ENAC, para la Certificación de Explotaciones Ganaderas de vacuno, ovino y caprino de leche que cumplen los criterios de la Guía de Prácticas Correctas de Higiene.

La acreditación del LILC por ENAC es el fruto de cuatro años de arduo trabajo técnico y administrativo por parte del centro de análisis cántabro, en estrecha colaboración con la Dirección General de Ganadería del Gobierno de Cantabria, según ha informado el director gerente del centro cántabro de análisis, Juan Moragas.

El LILC ya fue en su día el primer laboratorio interprofesional de España acreditado según la Norma ISO 9001 para las analíticas de pago por calidad (1996).

Moragas ha destacado el “gran esfuerzo” que tiene que hacer una ganadería certificada, no sólo para conseguir la certificación, sino para mantenerla.

Actualmente hay otras 44 explotaciones ganaderas de vacuno en proceso de certificación en base a los criterios que establece la Guía de Prácticas Correctas de Higiene, 20 de Cantabria y 24 de Asturias que serán las primeras de otra comunidad autónoma.

Además, Moragas ha destacado que la certificación obtenida de un organismo acreditado como el LILC, será un “arma imprescindible” de las explotaciones ganaderas para poder mantener su actividad en un futuro inmediato, en un “sector cada vez más complejo y competitivo”.

El LILC realizó en 2010 un total de 7.568.045 pruebas analíticas de diverso tipo en leche cruda de vaca, oveja y cabra, en producto acabado (leche UHT, leche en polvo, queso, leche concentrada, yogur, etc.), sangre animal, dentífricos, cosméticos, productos de higiene y agua.